Páginas vistas la semana pasada

domingo, 3 de febrero de 2013

VINO DE LEPE

Entre las denominaciones de origen de vinos en la provincia, el vino de Lepe no figura y es que el caldo que se produce en su zona generalmente es bebido como mosto. Sin embargo el vino de Lepe allá por los siglos XIV y XV, era de los mas conocidos de Europa, ya que desde el puerto del Terrón, salían con mucha frecuencia barricas de vino de Lepe con destino a Inglaterra, donde era muy apreciado.
La mayor prueba de la importancia del vino lepero en aquellas tierras, la encontramos en los Cuentos de Canterbury, en los que el autor, el escritor Geoffrey Chaucer, que también era experto en vinos, ya que su padre era un vinatero proveedor de la Real Casa de su Majestad, dice textualmente, “”… Apartaos del vino, sea blanco o sea tinto y muy especialmente de aquel que procedente de Lepe se vende en Fish Street y en Cheapside. Este vino español es preferido a cualquier otro, desprende tales vapores, que después de beber tres vasos, a un hombre que vive en Cheapside le parece encontrarse en España, no en la Rochela ni en Burdeos, sino en la mismísima población de Lepe…”
Vemos que Chaucer era un devoto de los caldos leperos y defiende su aroma y su poder de captación. Pero todo tiene su fin y fue la maldita Inquisición que tanto daño hizo, quien la suprimió prohibiendo su exportación y deteniendo a Thomas Pery, inglés residente en España y el encargado  de efectuar los intercambios comerciales.
Se dice que la medida cayó tan mal en Inglaterra que decidieron atacar a todos los barcos españoles que hacían transporte de vinos, hundiéndolos en muchos casos, algunas veces apropiándose de la mercancía antes de producir la catástrofe
La agricultura en Lepe ha evolucionado y quedan muy pocas viñas, ya que la fresa y la naranja, son los cultivos de los que viven actualmente los agricultores de aquella comarca, entre otras cosas porque produce unos mayores rendimientos.
De este comercio que había entre Lepe e Inglaterra, han surgido no pocas leyendas, entre ellas la del lepero, que unos llaman José y otros Manuel, que ganó el reino de Inglaterra por un día, en una partida de cartas que jugó con el entonces Rey en una posada  del camino hacía Londres.
                                         Ángel Custodio Rebollo

No hay comentarios:

Publicar un comentario