Páginas vistas la semana pasada

viernes, 22 de febrero de 2013


LA REINA Y HUELVA

Se llamaba Maria Cristina de Borbón-Dos Sicilias y Borbön,  había nacido en Palermo el 27 de abril de 1806, era hija de Francisco I de las Dos Sicilias y Maria Isabel de Borbón, (hija de Carlos IV), fue la cuarta esposa de nuestro monarca Fernando VII, de quien era sobrina y fue la madre de nuestra reina Isabel II.
Hecha la presentación del personaje, pasemos a la historia: Maria Cristina contrajo matrimonio con Fernando en 1829 y tuvo la mala suerte que el rey murió solo cuatro años después, por lo que quedó viuda a la edad de 27 años y con una hija de solo tres años.
Había de llevar la tutela de su hija en los destinos del País, hasta que ésta alcanzase la mayoría de edad y disputar para ella la corona de España que pretendía el Infante Carlos, hermano del Rey, que atribuía su derecho por una Ley Sálica, que había sido derogada por Carlos IV y ratificada posteriormente por Fernando VII. Esto originó la primera Guerra Carlista, con una importante campaña militar, pero finalmente el Infante en 1639 fue derrotado.
Maria Cristina necesitaba un hombre a su lado para realizar la importante labor que tenía por delante y por otras razones que no creo oportuno  detallar, el amor llegó a su puerta en la persona de su guardaespaldas, el sargento Agustín Fernando Muñoz y Sánchez, y la Regente, saltándose todas las leyes y convencionalismos a la torera, se casa en secreto con el Sargento el 28 de diciembre de 1933, solo tres meses después de la muerte del Rey.
Por lógica, este matrimonio aunque se había realizado en secreto, desde el día siguiente fue la comidilla de todo Madrid, a lo que aplicaban gran cantidad de chistes, y aunque Maria Cristina luchaba por realizar una labor social con el fin de que se hablara mas de ello que de su matrimonio, no lo conseguía y cada vez los comentarios eran mas encendidos.
Unos de estos gestos sociales, fue la ayuda que prestó a los pescadores de un pequeño enclave de la costa onubense llamado Real Isla de la Higuerita,  que padeció un importante brote de cólera en la epidemia que azotó a España en los años 1833/1834. Los pescadores agradecidos,, solicitaron que el nombre de la población fuese cambiado por el  de Isla Cristina, en honor de la Reina, petición que fue concedida.
Aunque con Fernando VII, Maria Cristina solo tuvo dos hijas, Isabel II y Luisa Fernanda, que se casó con el Duque de Montpensier, con Agustín Fernando Muñoz, al que se le habían otorgado los títulos de Duque de Riansares y Marqués de San Agustín, tuvo ocho hijos; Maria Amparo, Maria de los Milagros, Agustín, Fernando, Maria Cristina, Juan, Antonio de Padua y José (a todos les fueron concedidos títulos nobiliarios).
El General Espartero, le planteo a Maria Cristina el problema que ocasionaba en todo el País su “ boda secreta” con el guardaespaldas y la obligó a ceder la regencia.
En 1840 se exilió de España y en principio fue a Marsella, de allí a Roma y más tarde a Paris. Desde Francia intentó conciliar a las diferentes tendencias políticas de España, sin conseguirlo y como mantenía muy buena amistad con el Presidente de Ecuador Juan José Flores, pretendió formar un reino con la unión de Ecuador, Perú y Bolivia y a su hijo Agustín Muñoz y de Borbón, convertirlo en Príncipe de Ecuador y mas tarde titular del nuevo reino. Pero murió Flores y todo fracasó.
Murió en el exilio en Saint-Adresse el 22 de agosto de 1878 y está enterrada en la Cripta Real del Escorial.
                       Ángel Custodio Rebollo

No hay comentarios:

Publicar un comentario