Páginas vistas la semana pasada

viernes, 8 de febrero de 2013


DE TERREMOTOS                          


El terrible terremoto que ha sufrido  Japón, ha originado que entre los que utilizamos el correo del ordenador se crucen artículos o informaciones sobre los movimientos de la tierra. Los procedentes de nuestra zona, por lógica hablan del  seísmo denominado “De Lisboa” ocurrido el 1 de noviembre de 1755.
Sobre este temblor siempre he estado interesado y he recopilado todo lo que ha caído en mis manos, además de adquirir varios libros, tanto en español como en portugués, que tratan de ello.
Me decía hace tiempo un amigo que, la mejor descripción de este terremoto en Huelva, la hace José Antonio de Armona y Murga, que como contador de Almojarifazgo y Puertos Secos, residía en nuestra ciudad y fue testigo personal de la gran sacudida que soportó la población. Lamentablemente este documento esta depositado en un archivo en La Habana (Cuba) y aunque hice varias gestiones, aún no lo he conseguido.
José Antonio Armona, según dicen los que han leído el documento, describe que cuando salieron de la misa de la Concepción, ya que era la festividad de Todos los Santos, y enfilando la calle Puerto, las aves revoloteaban de forma atolondrada y de pronto hicieron un gran silencio a lo que siguió el temblor
Pero ayer, llegó a mi poder otro informe, por el que me entero de datos que desconocía, como por ejemplo que el Convento de la Victoria, que estaba en la calle Puerto, en el solar que posteriormente ocupó el Colegio San Casiano y que pertenecía a la Orden de los Mínimos, sufrió daños que en principio fueron valorados por los expertos nombrados para ello por el Corregidor de Huelva, en trescientos mil reales de vellón. Que los sufridos por el Convento de la Merced, se valoraron en un millón cien mil reales de vellón y el de Santa Maria de Gracia, en la Plaza de las Monjas, se elevaba a seiscientos sesenta mil reales.
.Los datos existentes nos dicen que lo peor del terremoto de Lisboa, fue su duración, pues aunque los historiadores no se ponen de acuerdo, fue de mucho tiempo y dada la fragilidad de la construcción en aquella época, hubo grandes destrozos.
En Lisboa el importante número de fallecidos fue por “la gran ola” que sacudió después a la parte baja de la ciudad, la Plaza del Comercio, donde se había refugiado muchísima gente y que los arrastró hacia el  río Tajo.
                             Ángel Custodio Rebollo
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario