Páginas vistas la semana pasada

sábado, 19 de octubre de 2013

Del castellano al ladino

Cuando los sefarditas emigraron a otros países por la orden de los Reyes Católicos, de expulsión  de Sefarad, firmada el 31 de marzo de 1492, se llevaron  no solo los pocos enseres y dinero que pudieron salvar, también fue con ellos nuestra cultura, nuestra forma de vivir  y, lo principal, el idioma que se hablaba en Castilla en aquellos tiempos, un español que fueron adaptando al lenguaje de los países a los que les llevó el destino. Los sefarditas se propagaron por todo el mundo conocido de entonces, aunque hubo países donde se ubicaron con más rapidez, como Turquía, Marruecos, Egipto, además de muchos de los que entonces existían en Europa y donde formaron  autenticas colonias, para unidos protegerse y ayudarse entre ellos.
Hoy en día, aún hay zonas de esos países donde los descendientes de los que marcharon en los siglos XV y XVI, donde se habla el “ladino” que es como se bautizó a la lengua que ellos conversan.
Muchas palabras se conservan  respecto a su significado, pero con algunas alteraciones porque se han acoplado con el tiempo, a la lengua de sus países de residencia..
En el lenguaje actual de los sefarditas, entre otras palabras se dice que una persona es “escasa”, cuando es muy avara. “refusar”, por rehusar o “emprendar” por empeñar o “movito” por abortar, todas ellas originarias de nuestr antiguo lenguaje.
Algunas de las palabras que llevaron los sefardíes a otros países, han pasado a formar parte de léxico local o regional de su otro país, igual que cuando estuvieron entre nosotros los griegos, los fenicios o los musulmanes. dejaron muchas de las suyas entre nuestro léxico habitual y aún, después de siglos, conservamos adaptadas a nuestro idioma.
A muchas poblaciones donde habían vivido entre nosotros, fueron ellos los que le designaron su nombre, como, entre otras,  Toledo, que viene de la palabra “Toledoth”, que quiere decir “ciudad de la generación”
Aun hoy en día, en muchos de nuestros pueblos, los mayores conservan costumbres y dichos que proceden de la época que vivieron entre nosotros, porque hay estudios que dicen que los primeros judíos llegaron a nuestras tierras con los fenicios.

                               Ángel Custodio Rebollo

No hay comentarios:

Publicar un comentario