Páginas vistas la semana pasada

viernes, 24 de mayo de 2013


Luisa de Gusmâo.  Reina de Portugal

El 13 de octubre de 2013, se cumplirán cuatrocientos años que nació en el Castillo de Huelva, Doña Luisa Francisca Pérez de Guzmán y Sandoval, hija de los Condes de Niebla, Manuel Alonso Pérez de Guzmán el Bueno y Juana de Sandoval,  y que años después, por su matrimonio con Don Juan,  el  Duque de Braganza,  se convirtió en Reina de Portugal.
Fue bautizada por el Vicario General del Arzobispado de Sevilla, Diego Muñiz de León el jueves 24 de octubre de 1613, en la Iglesia de San Pedro de Huelva.
Doña Luisa tuvo tres hijos que ciñeron la corona real, Alfonso que fue vigésimo segundo Rey de Portugal; Pedro, vigésimo tercer Rey de Portugal y Catalina  que por su matrimonio con Carlos II fue Reina de Inglaterra.
Fue una mujer enérgica que tuvo que ayudar mucho a su marido para obtener el trono de Portugal, que por las muchas revueltas que entonces había contra los españoles estaba próxima a desarrollar una guerra civil. Estas revueltas internas estaban provocadas por la política de Felipe IV y su principal consejero el Conde Duque de Olivares, tío de Doña Luisa, que tanto con Portugal como con Francia y Cataluña, llevó siempre unos criterios equivocados.
A la muerte de su marido en 1656 y al ser menor de edad su hijo Alfonso que es quien heredaría la corona, Doña Luisa por mandato testamentario fue durante años Regente del País que gobernó con mano firme y acertada. Cuando su hijo cumplió los dieciséis años,  dadas las intrigas palaciegas que difundían en la Corte los amigos de Alfonso, especialmente los genoveses hermanos Conti a los que la Reina desterró a Brasil,   Cansada por tan dura lucha, entregó el poder a su hijo y ella se retiró a un convento carmelita, abandonando toda clase de política y dedicándose a una vida espiritual hasta que falleció.
                                               Ángel Custodio  Rebollo


No hay comentarios:

Publicar un comentario