Páginas vistas la semana pasada

domingo, 12 de mayo de 2013


CATALINA DE BRAGANZA

La Infanta de Portugal, Catalina de Braganza era hija del octavo Duque de dicha Casa y de nuestra paisana, Luisa Francisca Pérez de Guzmán. Había nacido en la casa ducal que poseían en Vila Viçosa en 1638.
Su padre como Joâo IV ocupó el trono de Portugal desde 1640 hasta 1656, fecha en que murió en Lisboa. Como los hijos de este matrimonio eran menores de edad, Alfonso, Juana y Catalina, la esposa fue nombrada Reina Regente y durante su gobierno, aunque había muchas intrigas y revueltas, consiguió mantener la dirección del País, reorganizando el ejercito y garantizó el éxito de la Restauración.
Como la Reina tenía problemas con los españoles, con su habilidad diplomática intentó casar a su hija Catalina con el Rey de Francia Luis  XIV, pero como Francia tenía acuerdos con España que no podía obviar, fue el mismo Luis XIV, quien recomendó a la Reina portuguesa que con quien debía casar a Catalina era con Carlos  II de Inglaterra.
Se iniciaron las gestiones con Inglaterra y se ofertó como dote por parte de Portugal, las ciudades de Tánger y Bombay, lo que a los ingleses les pareció bien y se concertó la boda que se celebró en 1662.
La Corte de Inglaterra en aquella época era muy libertina, había amantes por todos lados e incluso en muchos casos eran bien vistas por los cortesanos. El Conde de Rochester era el ayuda de cámara de Carlos y envidiado por los grandes juerguistas, al ser compañero de francachelas del Rey.
La noche en que los holandeses remontaron el Tamesis y quemaron la flota inglesa sin ningún problema, el rey se dedicaba a divertirse con Lady Castelmaine, mientras Rochester lo hacia con la Sra. Maine.
El Rey Carlos frecuentaba a una prostituta llamada Nell Gwyn, que fue legendaria en los suburbios y que utilizaba a Rochester para llegar al Rey y conseguir muchos favores.
Catalina se encontró con este panorama cuando llegó a Inglaterra y contó a su madre lo que sucedía, pero ésta conocedora de lo que representaba el matrimonio para Portugal, aconsejó a su hija que soportara la licenciosa vida del Rey y lo consiguió.

                                                              Custodio Rebollo

No hay comentarios:

Publicar un comentario