Páginas vistas la semana pasada

jueves, 28 de noviembre de 2013

JUAN MATHE DE LUNA

De los muchas personas que han tenido la propiedad de Huelva, para mi ha sido Juan Mathe de Luna, del que menos información poseía, porque incluso en el Espasa, que es a quien recurrimos cuando nos vemos faltos de datos, no encontré nada. Pero revisando otras fuentes que poseo he encontrado algunos que me han ayudado.
Juan Mathe de Luna era hijo de Fernán Mateos, de la gran casa de Luna de Aragón, Alcalde Mayor de Sevilla y de Doña Barela, su mujer legitima.
Desde el principio del reinado de Sancho IV, Juan Mathe de Luna estuvo al lado del rey, quién lo nombró su Camarero Mayor y era el autentico hombre de confianza del soberano, ya que le encargaba todo lo que, por razones de las ocupaciones reales, no podía hacer personalmente, incluso firmando documentos por orden real.
Donde primero encontramos el nombre de Juan Mathe es en un pergamino de 18 de agosto de 1286 confirmando el ordenamiento de la ciudad de Pontevedra y en el que se menciona a los “Veinticuatro Caballeros y Hombres Buenos de Sevilla” y el Rey dispone que, entre otros, se incluya a su Camarero Mayor, Juan Mathe.
En 14 de diciembre de 1291 estaba Sancho IV en Soria y entregó privilegio de facultad para que se hiciese mayorazgo de muchos vasallos, otorgando también uno a Juan Mathe, entre ellos varias casas y heredamientos en Sevilla y castillos en Villalba, Nogales, Peñaflor y Lapizar. Fue revocado el 25 de diciembre por haberse otorgado sin el consentimiento de su mujer, Estefanía Rodríguez de Cevallos, ya que se incluyeron bienes de su dote personal.
En 1293, el Rey autorizó fabricar fortalezas en Cumbres, Santa Olalla, Lebrija, Aroche y Fregenal y todos estos documentos estaban firmados por Juan Mathe, a quién el Rey como prueba de su estima le hizo Armero Mayor y le otorgó la villa de Huelva.
Enfermo Sancho IV, mandó a Juan Mathe y Fernán Pérez a liberar Tarifa del asedio de los musulmanes, lo que lograron y por eso el Rey a su muerte, el 9 de agosto de 1336 hizo que en su lapida se grabara “... muy bien sirvió a los reyes e muy bueno fue en descercar Tarifa, muncho bien fizo, dele Dios paraíso”.

                                             Ángel Custodio Rebollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario