Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 30 de abril de 2014

Permuta de tierras

Tengo el firme criterio que quien quiera conocer a fondo  la historia de gran parte de la provincia de Huelva en la Edad Media, está obligado a  investigar en el Archivo Ducal de Medina Sidonia. Allí se conservan los documentos que refrendan nuestra historia.
Por lo anteriormente expuesto, esporádicamente me gusta  indagar en el libro de Ana Anasagasti y Laureano Rodríguez  Liañez, “Niebla y su tierra en la Baja Edad Media”, donde los autores transcriben gran parte de los documentos que allí se conservan relativos al Condado de Niebla
Hace poco tiempo  encontré el texto de un documento de permuta de tierras  firmado en Gibraleón en 1495, en castellano antiguo y que me atrevo a ofrecer en  lenguaje actual  que dice;
**En la villa de Gibraleón viernes treinta días del mes de enero año de Nuestro Señor de mil cuatrocientos noventa y cinco. En este día ante Juan Martínez  Thenorio y Pero Alonso Castillejo, alcaldes ordinarios de esta villa por el ilustre y muy magnifico señor don Alvaro de Estuñiga, duque de Bejar, marqués de Gibraleón, conde de Bannares, justicia mayor de Castille mi señor y en presencia de mi, Alfon de Xerez, escribano publico de esta villa de Gibraleón,y de los testigos de uso en escritos, presentes  Pero Agustín de Abreo, vicario y Francisco de Abreo, vecinos de dicha villa, hijos de Agustín de Abreo, que Dios perdone, los cuales por si y en nombre de los otros hermanos y herederos del dicho Agustin de Abreo, ante los dichos alcaldes y en presencia de mi el dicho escribano publico y testigos, mostraron dos escrituras  publicas, la una es de trueque y cambio otorgada por él y entre el muy magnifico señor don Enrique de Guzmán, duque de la ciudad de Medina Sidonia, que tenga Santa Gloria, y por Diego de Abreo, hijo del dicho Agustin de Abreo, por la cual parece que el dicho Diego de Abreo dio en trueque y cambio, por si y por los herederos de dicho Agustín de Abreo, al dicho señor duque la dehesa de Candón por otra dehesa a los Tejares, todo término de la villa de Niebla, deslindadas so ciertos los linderos en la dicha carta de truque contenidos. La cual parece ser firmada de Su Señoría del dicho aeñor duque y sellada con su sello de cera colorada en caja de madera pendiente e hilos de seda torcida de colores, firmada de Juan de Orihuela, su secretario, y signada y firmada de Rodrigo de Segura, escribano y notario publico. Y la otra es posesión que tomaron de la dicha dehesa de los Tejares los sobredichos herederos del dicho Agustin de Abreo por ante Alonso de Espinosa, motario apostolico y escribano publico de Gibraleón, signada y firmada de su firma y signo. De las cuales duchas escrituras dijeron que había menester de sacar y hacer un traslado dos o mas autorizados para tener de su guarda de su derecho, por temor que las dichas escrituras originales no se les perdiesen por fuego o por agua o en otra manera cualquiera. Por lo cual pidieron a los dichos alcaldes que las viesen y examinasen y mandasen dar de ellas una copia dos o mas las que se necesitasen y fueran autorizadas de manera que hiciesen fe para lo que dicho es.
Y luego los dichos alcaldes tomaron las dichas escrituras públicas originales en sus manos y las examinaron y fallároslas ser enteras, no rotas ni en ninguna parte de ellas sospechosas, mas carecientes de todo vicio o sospecha. Por lo cual dijeron que pedían que yo, Alonso de Xarez, escribano publico, a sacar de ellas dos o mas copias, los que pudiesen menesterlos que necesitasen los herederos de Agustin de Abreo y aquellos le dicen firmados de su nombre y signados de mi signo de manera que haga fe. En lo cual interponía su autoridad para que hiciese fe, donde quiera que se presentase, asi como las dichas escrituras y originales..
Y yo, el dicho escribano público, por mandamiento de los dichos alcaldes hice copia de las dos escrituras, una detrás de otra-
Continúa el documento detallando las copias de las escrituras, indicando incluso el número de hojas de cada una y son firmados por todas las partes intervinientes y el escribano público de Gibraleón, Alonso de Xerez,  da fe de todo ello con su firma y signo.
Y de esta forma se documentó la permuta de la dehesa de Candón por la de Tejares.
                            Ángel  Custodio Rebollo

Publicado en la Revista de la Hermandad San Jose Obrero de Candón 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario